Cliente: Fernando Cisneros
Servicio: Visa K-1 (Visa de Prometido[a])

 

Contexto

Fernando Cisneros había vivido en los Estados Unidos desde 2001, obteniendo tanto su residencia permanente legal como su ciudadanía no mucho después. Él visitaba regularmente a su madre en México y durante una de sus visitas, ella le presentó a una mujer que trabajaba en una tienda cercana. Ella era viuda y él se había divorciado.  Empezaron una relación, y después de un tiempo se comprometieron matrimonio.

Fernando fue remitido a Youngblood & Associates por un amigo. Al regresar de México, habiéndole propuesto matrimonio a su nueva pareja, él vino a la oficina en busca de ayuda para obtener una visa K1 para su prometida.

 

Estrategia Legal

El equipo de Youngblood & Associates trabajó con Fernando para solicitar una visa K1 para su prometida. Después de que la solicitud fue aprobada, le guiamos a ella a través del proceso consular para que pudiera venir a los Estados Unidos para casarse con Fernando.

Fernando Cisneros

Resultado/Implicación

La prometida de Fernando recibió la visa K1 y vino a los EE. UU. para casarse con Fernando. Todo el proceso tomó aproximadamente siete meses. Fernando reflexiona: “Desde el principio hasta ahora el personal me ha tratado personalmente y como familia.” Unos miembros del personal de Youngblood & Associates incluso asistieron a la boda de la pareja.

“Ser legal significa todo para nosotros,” dice Fernando. “Ahora tenemos una familia y una vida real. Estaba tan solo antes y ahora tengo todo lo que quiero. Mi esposa quería una familia también y su vida ha cambiado totalmente. Ella se queda en casa; yo trabajo en la construcción. Fue difícil para ella venir aquí sin familia y amigos, pero ella está aprendiendo inglés.” Fernando y su esposa están felices, casados y recientemente tuvieron un bebé.

Categories: Estudios de CasoLas Familias